BUSCAR

5 dic. 2011

FRAGMENTO DE LA NOVELA "LA PATA DE CABRA"


                                                                         LOCOS DE AMOR                                                     
No, nada llega tarde, porque todas las cosas  
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor...
...Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
que era como la llave de una puerta cerrada.
Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor, 
 ni siquiera entonces llegó tarde el amor.
                                                                                     José Ángel Buesa 

Cobijo entre mis brazos a este hombre que se me ofrece desnudo, absolutamente vulnerable. Le acaricio el cabello. Lo dibujo con la yema de los dedos. Ahora duerme tranquilo, sereno, inofensivo. Ha quedado quieto el deseo. Sólo me une a él la ternura y el saberlo tan carente de  afecto como yo. Lo siento respirar sobre mi pecho, tan mío, buscando aún en sueños mis caricias. Es como un gato acurrucado en los brazos de la persona en quien confía. No desconfía de mí. No sabe de mis remordimientos, ni de mis debates entre este hombre que ahora me cautiva, me consume, y ese otro que por momentos me amedrenta hasta el miedo más íntimo. ¡Cómo logro eternizar este momento, atraparlo en el tiempo! Conservarlo así, débil, frágil, sin una sola de sus máscaras. O la que tiene ahora es otra,
la más perfecta, la más cruel. Con la que me domina, o  por lo menos pretende hacerlo. Eso me confunde. Me corroe, me subyuga, me recorre entera. Y sin embargo, se adueña de mí. Me posee aún sin poseerme y excita a esa otra Lucía que no se deja tiranizar. Que goza de él de la misma manera que él la disfruta. Que lo seduce, que lo lleva lentamente a la pérdida total de la conciencia. Mis manos, sus cadenas. Mi cuerpo, el cepo que se yergue enardecido y lo sojuzga. En ese momento, cuando el placer es casi un asesino, yo soy la que somete. Eterna lucha entre el macho y la hembra. El de domesticar y ser domesticado. Después, la calma  y este hombre que queda a mi merced.
            


11 comentarios:

María E. dijo...

Qué bueno!!! Espero con ansias esta novela. Cómo promete...El párrrafo que nos pusiste es un deleite. Adelante!
Un abarazo

cecimelano dijo...

bellisimo Carmen, tal cual, el amor, la debilidad, la ternura......felicitaciones...cecy melano

Euge Ubios dijo...

Carmen: buenísimo todo lo que leí. Seguí adelante expresando tanto amor que tenés para dar a todos los que te queremos. Besos. Euge Ubios

Piel de lechuza dijo...

Gracias ME! Realmente elegí este párrafo porque aunque no trate el tema central de la novela, es uno de los que más me gustan... un beso
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Tal cual Ceci. ¿Acaso el amor no conlleva sentimientos encontrados? Como el de poseer y de ser poseídos... gracias por tu comentario.
Un beso
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Me alegro Euge de que te haya gustado; aunque quizás te sorprendas cuando leas la novela: no es de amor precisamente... gracias por tus palabras. Un beso
Carmen

Belén Liberatori dijo...

Muchas gracias Carmen,sos una caricia al alma,a la sensibilidad.Mis mejores deseos para esa novela y que este año que se va deje un sabor a novela terminada y otra para deleitarnos el proximo año!,beso

Belén Liberatori dijo...

Muchas gracias Carmen,sos una caricia al alma,a la sensibilidad.Mis mejores deseos para esa novela y que este año que se va deje un sabor a novela terminada y otra para deleitarnos el proximo año!,beso

titiceballos dijo...

Que valentìa abordar a ese hombre sin titubeo,quiero leer más Carmen por favor!dás siempre más! te quiero mucho!

Piel de lechuza dijo...

Bueno TiTi, una debe poner todo en la batalla para ganar la guerra; especialmente si se trata de un hombre...
Un beso
Carmen

Ale Lucero dijo...

Hermoso el fragmento. Esperamos la novela...