BUSCAR

30 dic. 2015

A LA DERIVA, poema de Carmen Nani

La luna sumergida,

faro en noches de vigilia,
alumbra bizarra,
al que amenazado
por sombras 
              de fiordos,
              teme naufragar.

16 dic. 2015

UN TEXTO DE ARTURO PÉREZ-REVERTE

EL FRANCOTIRADOR PACIENTE, 
Arturo Pérez-Reverte

Mientras prestaba atención a la propuesta que iba a cambiar el sentido de mi vida, pensé que la palabra azar es equívoca, o inexacta. El Destino es un cazador paciente. Ciertas casualidades están escritas de antemano, como francotiradores agazapados con un ojo en el visor y un dedo en el gatillo, esperando el momento idóneo. Y aquél, sin duda, lo era. Uno de tantos falsos azares planeados por ese destino retorcido, irónico, aficionado a las piruetas. O algo así. Una especie de dios caprichoso y despiadado, más bromista que otra cosa…



Que lo disfruten,
Carmen

22 mar. 2015

PENSAR EN VOZ ALTA

“Qué gorda estás”, le dijo Elena. Ojalá te conviertas en vaca, pensó Lucía mientras contemplaba la silueta esbelta de su amiga.
Cuando Elena empezó a mugir, Lucía salió corriendo del bar dejando a la vaca frente a un capuchino. Al cruzar la calle, un taxi casi la atropella. “¡Tené más cuidado, abombada!”, escuchó que le gritaba. No pudo responderle pero levantó el brazo, y le mostró el índice y el meñique bien extendidos. El auto amarillo frenó de golpe. Lucía se alarmó. Sintió miedo cuando vio que el taxista se bajaba y avanzaba hacia ella con una tremenda cornamenta en la pelada. Apuró el paso, casi corrió hasta su auto. Cuando llegó ya era muy tarde, el agente estaba anotando la multa. Le rogó que no se la pusiera porque su marido la mataría; pero no hubo caso, la multa era irreversible. “Si usted fuera mujer, me entendería” dijo, finalmente. “Claro que te comprendo, mi marido me hace lo mismo; son todos unos machistas”- le contestó el agente que ahora sacaba un rouge de la cartera para pintarse los labios. Lucía se subió al auto, rumbo a su casa. Cuando llegó estacionó bajo la gran sombra del árbol del vecino, que le gritó: “¡Oiga, siempre lo mismo! Si quiere sombra plante un árbol”.

Tanto lío por este árbol de mierda,pensó, ojalá se te seque. En ese momento las hojas desaparecieron y el tronco se tiñó de un marrón sin vida. Se metió en su casa. Al entrar, su perra Pulki, feliz de verla, casi la tiró de espaldas. Lucía se desparramó en un sillón agobiada por todo lo que le había sucedido, cuando descubrió la mirada solícita de su cachorra, “A vos sólo te falta hablar” “¿Por qué?” - le contestó Pulki.

27 ene. 2015

1 ene. 2015

TENGO SED por Carmen Nani

¿Qué estoy buscando si ya no tengo posibilidades de encontrar? Se me perdió la vida dentro del hueco de mi vida. Camino la salina de mi cuerpo, llego a mis pechos vacíos, secos de tanto llorar. Mi corazón no late. Se marchitó por la falta de afecto. Acaricio mis cuerdas vocales; alguna una vez cantaron a la vida, al sol, simplemente al hecho de ser, y ahora sólo son hilos, movidos apenas para producir un gemido sordo, seco, como de quien va a morir por falta de agua. Tengo sed, pero no es agua lo que necesito.