BUSCAR

10 dic. 2010

MI RAPIDA UTOPIA


 Otro año que llega a su ocaso. Miro hacia atrás, y veo con consternación cuanto ha cambiado mi vida, mi micro - mundo en tan poco tiempo. Valores y principios que suponía sólidos, han caído en tela de juicio. Las grandes pasiones se desvanecen. Padres, amigos que consideraba incondicionales, ya no están. Sin embargo, lo terrible  no es la pérdida en sí, sino la falta de tiempo para hacer el duelo que corresponde a cada situación; doler por un amigo que se aleja, por lo que no se consigue, por una amor que se frustra, por tantos héroes que terminan siendo de barro. En fin, llorar cuando uno se siente abrumado; porque el duelo no es privativo de la muerte.
Si hablamos de adolescentes,  yo me pregunto y les pregunto: ¿Qué pasó con el sistema educativo? Los profesores piden permiso, los alumnos blanden el poder. En este 2010 se ha producido la amnesia colectiva, o dicho de otra manera, el olvido general del respeto. Nada, ni nadie parece merecerlo; los adultos no respetamos los derechos de los jóvenes y ellos a su vez nos pasan literalmente por encima.
Si pienso en el plano de lo intelectual, cuanto más estudio, menos conozco ya que cuando logro aprehender un tema determinado, aparece otro que convierte mi flamante conocimiento en obsoleto. Con respecto a este tema de saberes  fragmentados cito a Humberto Eco que coincide casi textualmente con lo expuesto en el documento de Aparecidas:

“Nuestro siglo es el de la aceleración tecnológica y cientí­fica… El costo de esta aceleración de los descubrimientos es la hiper especialización. Estamos en vías de vivir la tragedia de los saberes separados: cuanto más los separamos, tanto más fácil es someter la ciencia a los cálculos del poder.”  Umberto Eco

Un Rápida Utopía
Umberto Eco
“También se ha hecho difícil percibir la unidad de todos los fragmentos dispersos que resultan de la información que recolectamos… Cuando las personas perciben esta fragmentación y limitación, suelen sentirse frustradas, ansiosas, angustiadas…” Documento de Aparecidas

Si pienso  en la programación de la pantalla chica y sin muchas pretensiones, analizo las telenovelas por ejemplo,  me hago otra pregunta: ¿Dónde quedaron las grandes historias de amor? ¿Aquella novelas cuyos protagonistas poseían los ideales más altruistas? Las telenovelas que fueron inventadas para entretener a las amas de casa que quedaban solas, generalmente a la hora de la siesta, cuando los hijos se iban al colegio y el marido a trabajar, han desaparecido. ¡Cómo no van a desaparecer si lo que ya no existe son las amas de casa! Pero más allá del devenir de la telenovela, o del rol de la mujer, lo que hoy se nos ofrece por tal, raya lo bizarro y tiene un público indeterminado. En este 2010 que por el momento pinto negro, negrísimo, surge lo que se ha dado en conocer como “Tinelismo” que conlleva la pérdida del buen gusto y del sentido del decoro. Eso sin mencionar que entre un programa que informa la realidad, u otro que la deforma, más de una vez, elegimos este último. Y no hablo como una pacata anticuada;
 soy una mujer joven, pero conciente de cómo se nos está achicando el imaginario de la cultura. Soy fanática del cine pero también me doy cuenta, entre otras cosas,  que se nos ha privado hasta del derecho de disfrutar del erotismo. Los estereotipos que la pantalla grande y no tan grande, nos presentan están tan lejos de la realidad, que la más mínima comparación con ellos, nos inhibe de tal forma, que corremos el riesgo de perder el gozo estético de lo propio.
Documento Aparecidas
“Pero el  exceso de informaciones simultáneas, provenientes de  todos   los puntos del planeta, produce hábito. El siglo de la comunicación transformó la información  en espectáculo.”  Umberto Eco

“Los medios de comunicación han invadido todos los espacios y todas las conversaciones, introduciéndose también en la intimidad del hogar. Al lado de la sabiduría de las tradiciones se ubica ahora, en competencia, la información de último minuto, la distracción, el entretenimiento, las imágenes de los exitosos que han sabido aprovechar en su favor las herramientas tecnológicas y las expectativas de prestigio y estima social.”  Documento de Aparecidas

Ya Adolfo Bioy Casares anticipó, en el “Diario de la Guerra del Cerdo”, el futuro de los ancianos. Es moneda corriente que ya han dejado de gozar del respeto ante la sabiduría de los años. Nunca creí, sin embargo, que podría presenciar el abarrotamiento de viejos en geriátricos que de tan precarios, se convierten en cárceles con riesgo de incendiarse, de venirse abajo, o de envenenar  al los que se atrevieron a pasar los setenta y cinco.
En este 2010 vivimos la era de los anti  valores, en la que  para ser líder, se debe ser un trasgresor;  en la que tener fe está mal visto; en la que amar o agradecer, es signo de debilidad; en la que pedir disculpas, o pedir por favor implica ser un flojo.

Nuestro siglo está enfermo, cargado de saberes fragmentados, incapaz de reconocerá sus enemigos. El diagnóstico del autor es sucinto: respiramos neurastenia y vivimos en busca de una cura para nuestro mal. Todo a altísima velocidad.” Umberto Eco

Otro año que llega a su ocaso. Miro hacia atrás y a pesar de que Umberto Eco sostiene que “nuestro siglo es el del infarto” puedo compensar en mi micro-mundo algunas de tantas pérdidas; puedo hacer de mi vida, lo mejor de mi vida. Cierro los ojos, respiro profundo, me detengo por un instante y aunque la pena puja por salir, la imagen de mis hijos la sepulta... Cuánto han crecido en este 2010, y no estoy hablando de bebés que se transforman en personitas en cuestión de semanas; hablo de evolución, de proceso, de maduración de dos jóvenes, que son los pilares de mi vida. Y aunque todo lo bueno y lo malo se da de una manera vertiginosa, a la velocidad de la luz, sin que me de tiempo a darme cuenta; aunque no alcance a complacerme con lo bello, ni a llorar con lo triste, vuelvo a creer. A pesar de que los acontecimientos pasen delante de mí como una película en tiempo no real; como si viviera en una eterna ciencia ficción, vuelvo a elegir mi vida. No trato de reemplazar a amigos irremplazables que he perdido en algún desencuentro, producto de este ritmo enloquecedor que nos confunde; sí celebro el hallazgo de otros, como mis compañeras de secundaria, a las que contacté gracias al famoso y tan descalificado “facebook”, y de las que no había vuelto a saber simplemente porque la vida nos había guiado por caminos diferentes.
Miro ahora al 2010 que se va y descubro que a pesar de todo, en mi vida hay muchos que tienen valores y principios nobles; que hay jóvenes que saben pedir por favor, agradecer y perdonar; que todavía puedo elegir lo que quiero ver en la pantalla chica, para seguir enamorándome de personajes profundos que engalanan la pantalla grande y conmueven hasta las lágrimas; que si no puedo mejorar la situación de los ancianos que viven en la indignidad, sí puedo ayudar al que tengo más cerca. Entonces, a pesar de esta sensación de vértigo, creo que puedo brindar, como decía mi viejo querido, eligiendo levantar la copa medio vacía, o medio llena… Yo elijo la copa medio llena para despedir este 2010. ¿Ustedes, que copa van a elegir? ¡Hasta la próxima!
Carmen



25 comentarios:

Anónimo dijo...

a pesar que la vida es un vértigo en sí misma, lo bueno de ella es que tenemos la templanza para detenernos por un rato y mirar hacia atrás para hcer un raconto de los buenos y malos momentos; tenemos la madurez suficiente para remediar lo que está a nuestro alcance y aquello que no se puede, no está en nosotros solucionarlo. El corazón late febrilmente por las injusticias y por las justicias pero la razón te dice lo que es mejor para vos y los que te rodean. ADELANTE Y UN HERMOSO AÑO NUEVO PARA VOS. AAH!!! yo voy a brindar con la copa medio llena.

Anónimo dijo...

Estamos viviendo tiempos de profundos cambios, y no es para nada fácil adaptarse a ellos. Se siente como si todo estuviese acelerado, con tiempos que cada vez tienen menor duración. Cada cual lo percibe de manera diferente, pero todos de una u otra forma nos sentimos raros, desubicados la mayoría de las veces ante escenarios impensados que aparecen en nuestras vidas.
Ojalá todo sea para bien, y que los cambios que se avecinan sean útiles, y traigan enseñanzas, apertura de corazones, crecimiento y paz interior interior..!!!!

Obvio que la copa medio llena..!!!

Un beso, ale

titiceballos dijo...

Querida Carmen tán conmovedor tu relato como nuestros encuentros con la palabra Amistad que todo lo endulza y embellece..coincido plenamente tu mirada y contemplo la posibilidad que con nuestra acttitud cambiemos algo! Te adoro y admiro y agradezco al 2010 el habernos reconocido! y desde ya la copa en mano como decía tu Padre ...Salud!

Piel de lechuza dijo...

Respondo a anónimo: hermoso comentario ya que has interpretado al pie de la letra lo que quería transmitir: que a pesar de todo, hay que sequir teniendo fe. Celebro que brindemos con la copa medio llena. Gracias, por tu comentario y hasta pronto!
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Ale, tu comentario supera todo lo que hubiera querido decirte. Ojalá que sí, que los cambios no nos paralicen; que nos fortalezcan para no repetir errores, y para que en nuestras vidas reine el amor. Gracias por tu comentario y brindemos con las copas medio llenas. Hasta pronto!
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Titi querida, la posibilidad que con nuestra acttitud cambiemos algo, es una certeza: ustedes, por ejemplo, cambiaron mi vida, no se imaginan cuánto con tanto cariño. Por eso lo mío no es reconocimiento, sino profundo agradecimiento! Hermoso comentario el que me has regalado. Levantemos entonces, las copas medio llenas! Hasta pronto.
Carmen

Stella dijo...

Querida Carmen:
Me gustó mucho "Tu rápida utopía". Creo que todos opinamos igual. ¿Cuando elevaremos un poquito el nivel de la tele?
QUE PasES UNA HERMOSA NAVIDAD Y QUE EL 2011 VENGA LLENO DE SATISFACCIONES!!!!! Un abrazo grande. Stella.

Su dijo...

te envié algo a tu blog que me pareció encantador!!!!!
Sírvame otra copita.... y seguimos brindando
Su

Su dijo...

Hola Mi Negra!!!!
Qué bueno esto de haberse encontrado desde otro lado en un lugar tan grande en el que a veces perecemos perdidas!!!!
Ya me meto y te cuento.
Además quiero contarte que yo tengo un libro tuyo que me regaló Mariana Wodovosoff. Ella fue alumna mía y Mirta, su mamá, fue la odontóloga de mis chicos desde que le salieron los dientes de leche!!!!
un abrazo



Su

Mariù dijo...

Mi querida amiga , entré y lo leí. Me pareció excelente, quise escribir un comentario,pero no sé por qué se borraba..... no quieren que te elogiemos !!!!...
Un enorme abrazo, Mariú

Piel de lechuza dijo...

Stella, agradezco mucho tu comentario, pero creo que "Mi Rápida Utopía" se refiere a mucho más que sólo al nivel de la televisiòn...
Carmen

Piel de lechuza dijo...

¡Claro que recuerdo a Mariana! ¡También fue mi alumna! Te das cuenta mi La-vandera, nos encontramos en los pasillos del cole, sobre el escenario y ahora nos une la literatura... ¡Qué más le puedo pedir a este 2010! Gracias por tu doble comentario, cariños a Mariana y hasta la próxima, eso sí, con otra copita...
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Pasa Mariú. A veces, los comentarios no salen... el tuyo finalmente apareció. Excelente, es un elogio por demás elocuente ¿No te parece? ¿Para qué más? Eso sí: espero que nos sigas leyendo. Gracias por tu comentario.¡Hasta la próxima!
Carmen

Anónimo dijo...

anómino (pero no tanto-bis)
El dolor por las faltas de tiempo para los duelos, para lo profundo, esencial, para poder parar y mirarse... para poder decir alto: esto soy!!! todo lo comparto... comparto tu mirada, llena de ternura, tu sonrisa fresca e ingenua en medio de tantas miradas que no ven, o miran a otros lados... donde muchas bocas hablan pero no comunican claramente lo que el corazón siente....
Gracias por haberte encontado en medio del desierto y ser un poco oasis..
Sigamos mirando con ojos atentos porque nos cruzaremos con otros que quizás también sientan lo mismo, o parecido o diferente... y que también se sienten solos.
Un abrazo amoroso, silencioso con mucho aire fresco y alas para volar

Piel de lechuza dijo...

Mi querida amiga, anónima pero no tanto: hoy ha sido un día muy especial ya que he extrañado, para compartir lo hermoso de mi vida, a mi dos grandes ausencias. Pero al leer tu comentario y recordar tus ojos gordos de emoción, mi alma se ha llenado de júbilo. Sólo puedo agradecer tan bellas palabras, cargadas de tanto sentimento. Me despido citando un párrafo tuyo que me conmovió profundamente:" Sigamos mirando con ojos atentos porque nos cruzaremos con otros que quizás también sientan lo mismo, o parecido o diferente... y que también se sienten solos."
Gracias de corazón y ojalá me sigas leyendo. Hasta la próxima!
Carmen

Giorgio dijo...

"Felicito al Blog, por el novedoso collage fotografico incorporado; le sienta muy bien dando la sensación de estar acompañado por las autoras mientras uno lo recorre. ¡¡¡Bravo y seguir desarrollando este hermoso espacio cibercultural!!!!"
Paz y felicidad en esta Navidad para tod@s, les desa,
Giorgio.

Piel de lechuza dijo...

Tu comentario habla de una persona sensible, que aprecia no solo las palabras sino también las imágenes que como bien dices, intentan transmitir un mensaje, un sentimiento. Gracias por tu comentario. Te deseo el mejor año y una navidad junto a los que amas. Hasta la próxima!
Carmen

Silvina dijo...

Hermoso, tierno, fuerte; y de utópico le veo muy poco. Si nos despertáramos del letargo y voragine en que vivimos, podríamos parar todo esto, cada uno desde su lugar, como profesional, esposa y madre.

Felicitaciones Carmen!!! Muy muy bueno..
Silvina

Anónimo dijo...

Nani, me gustan mucho las citas de Umberto Eco y de Aparecida. Me motivan a conocer más. En cuanto al tema que tratás, como síntoma está bien descripto. Creo que el movimiento es imparable y por tanto es necesario en la medida de lo posible crear un tiempo interior que está en un huso horario muy distante del tiempo social. Sos imbatible con la computadora!! qué haríamos sin vos. Cecilia

Piel de lechuza dijo...

¡QUEHAGO! Un honor que me hayas dejado tan significativo comentario. Celebro haber despertado la curiosidad por dos libros radicalmente opuestos, pero que en esencia dicen lo mismo. Y agrego: ¿Què harìa yo sin ustedes? màs hallà de que hayas aprobado el cambio. ¡GRACIAS CESONA!
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Realmente Sivina me has dejado al descubierto al decifrar el juego de palabras. La utopìa, mi propia utopía coincide con lo que vos manisfestas em tu comentario. Gracias de corazón
Carmen

Marsilio dijo...

Yo que te conozco tanto amiga, pongo y pondré del lado del haber nuestra hermosa amistad. Sos la burbuja del grupo, la talón caliente, como diría mi madre. Y admiro la entereza con que has asumido las pérdidas y las difíciles situaciones que tuviste que afrontar. La vida no es un jardín de rosas pero trataremos de regar, siempre regar para tener flores y perfume. Copa llena por supuesto. Feliz Navidad para vos y toda tu linda gente

Piel de lechuza dijo...

La burbuja del grupo...y una lágrima me traiciona; la talón caliente... y no puedo detener la emoíón. He sufrido pérdidas y situaciones difíciles, sí... pero no es mérito sólo mío, el que las pueda ir sorteando... ¡Ay amiga! tan sabia y tan sufrida; aprendí de vos que hay que respirar hondo y tirar p'lante. Dios me ha bendecido con un jardín precioso... pero vos y yo sabemos que son dos las rosas que riego con esmero, a veces con cascabeles, otros con llanto. Gracias amiga que mirás sorprendida la nobleza se tu hijo ... ¡Ay, mujer! ¡Es madera de la mejor madera! GRACIAS POR EMOCIONARME UNA VEZ MÀS... Y POR SUPUESTO MI COPA LLENA ESTÁ LISTA PARA CHOCAR LA TUYA.

Carmen

Mari dijo...

Hola Carmen !!! muy bueno, real, actual.... y si, hay que aceptar que estamos en medio del huracán donde todo se dispara, mueve, cae, cambia... pero en realidad nos estamos acomodando para una nueva era ( acuario ) Brindo por la Transmutación.
QUE TENGAS UNAS MUY FELICES FIESTAS!! , PAZ , ARMONIA Y PROSPERIDAD

Mari

Piel de lechuza dijo...

¡Gracias Mari! Tu comentario engalana el blog. Lo mejor para ustedes,mujeres agerridas que no dejan de sacarle lustre a la vida.
Un beso

Carmen