BUSCAR

17 oct. 2010

UNA TRENZA DE CINE, MÚSICA Y LITERATURA - por Carmen Nani

Saga de "El Padrino"
La música, para mí, pertenece al mundo del misterio, de lo inasible. La disfruto, la siento, la aprehendo con los sentidos, con la piel, con el alma, pero no me atrevería a explicarla. Sin embargo, escribo estas líneas, inspirada por la sensación de plenitud, de gozo, que experimenté al escuchar a una joven soprano, Katherine Jenkins una noche en la que, como dice Benedetti, los ángeles hacían el amor.  Escuchaba cada una de las canciones con el alma alborotada, cuando me detuve en una en particular y presté atención. Las imágenes de la saga del Padrino fueron colmando mi imaginario mientras Katherine Jenkins me deleitaba con la música de “Parla Piú Piano.” Era como una plegaria, la versión más dulce que había escuchado del tema de amor de esta película, que paradójicamente versa sobre el odio, y la venganza. The Godfather, conocida en español como El padrino, es una película estadounidense de 1972 dirigida por Francis Ford Coppola, basada en la novela del mismo nombre de Mario Puzo. A partir de este hallazgo comienzo a entrelazar el arte. Como cuando peinaba a mi hija Constanza, dejándome ganar ahora por la nostalgia - ya tiene diecinueve años - separo tres hebras, una de música, otra de cine y la tercera de literatura, porque de alguna manera, encuentro que estas tres manifestaciones del arte comparten un mismo fin: enaltecer el alma del hombre.
Cautivada por el sentimiento de profundo bienestar que experimenté mientras escuchaba "Parla pui piano" en la voz de K. Jenkins, evoco aquellas películas que me han conmovido como por ejemplo, Doctor Zhivago. Embriagada por las imágenes de esta conmovedora producción del séptimo arte, que se va trenzando con la  banda sonora a cargo de Maurice Jarre, me doy cuenta de que no hubiera podido disfrutar de un placer semejante si el escritor ruso Boris Pasternak (Premio Nobel de Literatura 1958) no hubiera escrito esta magnífica novela.
Me resulta muy difícil determinar si lo primero que acude a mi mente son las imágenes de alguna escena en particular -como en Doctor Zhivago-  o si es la música de la banda sonora lo que conjura el recuerdo. Creo que esta situación no se da siempre de la misma manera. Mucho depende del filme, de la música y de mi estado de ánimo. Pero vamos por parte, una banda sonara es aquella música, tanto vocal como instrumental, compuesta expresamente para una película, cuya función es la de potenciar las emociones de una escena, cuyas imágenes por sí solas no alcanzan a expresar. Sin embargo, la escena final de Doctor Zhivago, en la que él viajando en tranvía descubre a Lara caminando por una plaza, es para mí, una imagen de desolación muda. No hay sonido, ni música. Recuerdo sólo el dolor de ese hombre ante la imposibilidad de alcanzar el amor de su vida después de haberlo creído perdido para siempre. Aunque de escuchar la banda sonora de Doctor Zhivago, seguramente sentiría ese mismo dolor, aún no teniendo esa escena delante de mí.  
Cada vez que intento re-vivir o reproducir ese momento màgico,  cuando el recuerdo de una melodía, o de una imagen me llevan a un mundo fantàstico, donde la realidad y la fantasìa se mezclan, tal como me ocurriò al escuchar a Katherine Jenkins, mi placer es infinito. Como si estuviera peinando otra trenza de mi hija, entretejo las hebras del arte y recupero La Amada Inmortal para lograr mientras escucho su melodía, una trenza magnífica. La Amada Inmortal es una película dirigida por Bernard Rose basada en la libre interpretación de la vida del compositor alemán Ludwig Van Beethoven. Tras la muerte del compositor, en 1827, se encuentran entre sus papeles tres cartas de amor escritas un mismo día (por la mañana, por la tarde y por la noche), a una mujer cuyo nombre no esta indicado; el compositor se dirige a ella como "Mi amada inmortal." La primera, comienza con las palabras "Mi ángel, mi todo, mi yo: sólo unas pocas palabras escritas a lápiz..." Parece que nunca fue enviada. Cada vez que recuerdo este filme, la imagen de una carroza en una tormenta de lluvia me golpea; es un sentimiento oscuro que no comprendo si veo la imagen despojada de la música. En cambio, si la acompaña el soneto de Beethoven Claro de Luna, todo el dolor del desencuentro se conjuga dentro de mí, y truena como si yo fuera el instrumento que la ejecuta. Tan desgarrador es el sentimiento.
Un filme que me llega primero por el sonido, y la música es Carrozas de Fuego; el sonido de las olas rompiendo en el mar, alguna gaviota, y muy suave casi imperceptible al comienzo, surge  Vangelis, con una melodía exultante, imperativa, que nos desafía; justo en ese instante, cuando los acordes se elevan, aparece la imagen: un puñado de jóvenes estudiantes que corren en la arena mojada; y tengo la impresión de que la fuerza del mar, les va a dar alas a esos jóvenes llenos de esperanza, para correr màs ràpido. Chariots of Fire también conocida como Carrozas de fuego es una película británica de 1981. Escrita por Colin Welland y dirigida por Hugh Hudson. Está basada en la historia real de los atletas británicos preparándose para competir en los Juegos Olímpicos de París de 1924. La película fue nominada a siete Premios Óscar, y ganó cuatro, incluyendo el Oscar a la mejor película y a la mejor banda sonora de Vangelis.
En el caso de Cinema Paradiso, dos escenas compiten por ocupar el mejor lugar en mi memoria: una, la imagen de Toto junto a su amigo Alfredo en el cinematógrafo; parado en un banco de madera, escucha atentamente lo que  le enseña; la otra, la escena final cuando ya crecido y convertido en un magnate del cine, Toto disfruta de las secuencias de amor, de besos para ser más precisa que le habían sido prohibidas cuando niño, y que Alfredo antes de morir había ensamblado para él. Aquí la música es determinante, porque que cuando escucho la melodía, ya sea al azar o por elección, invariablemente recupero la escena final dentro de mí, y me emociona el recuerdo de ese hombre conmovido ante el regalo de su amigo. Cinema Paradiso cuenta la vida del director y guionista Giuseppe Tornatore. Se rodó sobre todo en Palazzo Adriano, y también en Cefalú. Ganadora del oscar a la mejor película extranjera, originalmente, duraba 155 minutos, pero debido al bajo éxito que había tenido en Italia, el largometraje se acortó a 123 minutos para su estreno mundial.
Como dije al comenzar este artículo, Katherine Jenkins fue  quien me llevó a trenzar el cine, la música y la literatura. Nació en Neath, Gales el 29 de Junio de 1980 y aunque no muy promocionada, Katherine Jenkins está a la altura de Barbara Streisand o de Celine Dion, sendos exponentes de la música contemporánea a nivel mundial. Escuchando la voz de esta joven soprano, fui entrelazando las películas que surgían en mi memoria y que habían quedado plasmadas en mi recuerdo por la música, o por la fuerza de una escena en particular  ¿Qué acude primero al conjuro del recuerdo? ¿La música o la imagen? La respuesta es muy subjetiva; creo que depende de la sensibilidad de quién haya creado el hechizo. Si han disfrutado de este entretejido de arte, los invito a trenzar sus propios recuerdos. Creo que al final, compartirán mi sentir: cualquiera de estas manifestaciones del arte elevan al hombre, y su recuerdo nos brinda la posibilidad de una profunda reflexión y de un placer infinito; mucho más si nos imaginamos peinando el cabello de nuestra hija.

Carmen




 

17 comentarios:

Marsilio dijo...

Muy bueno el análisis! Y tomo el guante y trenzo: "melodía desencadenada" me lleva a la magnífivca película "Ghost", Celine Dion a la hecatombe del Titanic...Y ni hablar del film "El pianista" y la música de Chopin. Tu artículo ha logrado que el lector complete, a su manera, la historia. Y también me llevó a ese atardecer en las sierras, cuando entonábamos la "Zamba para olvidarte" .
Un abrazo, amiga

guia blogs dijo...

Excelente blog, nos gustaría que dieras de alta tu blog en nuestra guia de blogs http://www.mujerbelleza.es ; Un saludo

El que escucha tanto como ve dijo...

Plenamente identificado: se me ocurren varias escenas cuyo impacto es indisociable de la música que la acompaña. Pero elijo una en particular, de la película Philadelphia: la desolación en los ojos de Andy (Tom Hanks) cuando el 15º abogado rechazó representarlo en una demanda contra sus ex empleadores que lo hecharon por tener sida. La canción "Streets of Philadelphia, de Bruce Springteen, sumada a la mirada llena de angustia, de desolación de Hanks es un cuadro tan pero tan impactante. Una toma de no más de 10 segundo que resume en emociones las aberraciones de la discriminción. Imperdible.
Saludos!
PD: Me dieron ganas de ver Mi amada inmortal y Dr. Zhivago! Las otras, me encantan.

Piel de lechuza dijo...

Al blog Mujer Belleza, muy agradecida por su invitación y desde ya será un gusto compartir escritos, comentarios, sugerencias y mucho más. Hasta pronto
Carmen

Piel de lechuza dijo...

"Zamba para olvidar"... y me emocionó el recuerdo y así como completaste mi trenza de arte, te desafío a trenzar ese recuerdo con palabras... quién te dice, puede salir el mejor de los cuentos. ¡Gracias Marsilio!
Carmen

Piel de lechuza dijo...

¡No te las pierdas! La Amada Inmortal, inmortaliza, haciendo un juego de palabras, a Beethoven a través del cine. Me contás si te gustó Dr. Zhivago; y sí tengo clarísimo la imagen que pintás, pero te confieso que se me presenta en silencio. Recuerdo en cambio la música, no recuerdo el nombre, que escuchaba a modo de hechizo para extirpar su dolor. Muy enriquecedor tu comentario. Gracias
Carmen

Giorgio dijo...

Me hubiera gustado ver alguna referencia ia Lista de Shindler...

Piel de lechuza dijo...

Lo voy a tener en cuenta para un próximo artículo, Giorgio...
Carmen

Elsa dijo...

Ahora ya se, esper{a mis comentarios
Elsa

elsa dijo...

No tengo mas que elogios para tamaño articulo de musica, literatura y cine.Tus sensaciones sensoriales se manifiestan en la prosa de tal manera que al leerlo pienso en todas las cintas del septimo arte que me conmovieron a travez de su musica y su realizacion. Felicitaciones!!!!!!!!!!!!!!
´

Piel de lechuza dijo...

Qué gusto Elsa leer tus comentarios! Además de ser un halago, me impulsan a seguir profundizando cada artículo para lograr, en personas cultas y sensibles como vos, ese sentimiento que tan bien has expresado. Gracias y seguí leyéndonos!! Un beso
Carmen

NORMA dijo...

¡Gracias Carmen por la síntesis tan lograda!
Hace dos semanas vi por cable, la segunda parte del Dr Zhivago y le dediqué mucho tiempo (porque ahora lo tengo) a leer la biografía de Boris Pasternak, una vida llena de tristeza y arte, me emocioné con las Coplas para Lara, busqué y guardé el libro en mi compu, porque siento la necesidad de vivir los once años de su vida relatados.
¡Oh! sorpresa tus palabras fueron el disparador para volver a revivir al Premio Nobel y su obra.
¡Gracias nuevamente! Te envío en Archivo el Libro con sus poemas.
Besos Carmen

TITI C. dijo...

Si uno inesperadamente pensara que en un mail se encierra una película que te lleno de amor y conmovió profundamente ....jamás lo creería ...pero sí puede la vida encontrarte disfrutando un gran momento en un pequeño instante.
Ese regalo de la vida me lo da una gran Amiga Artista, vos Carmencita que artesanalmente trenzaste el arte y me enviste todo un mundo!
Te quiero y felicito Titi

LIZ dijo...

qué placer... despertar con esta música!!
gracias por el regalo
un beso
Liz

ANGELINA dijo...

Hola Carmen!!! Tus noticias siempre me alegran, sobre todo las que desglosan esa exquisita sensibilidad con que vas por la vida. Gracias. Muy buena nota. Me encantaría traer esas melodías a esta tarde otoñal, en que me conecto con tantos motivos por los que uno es, fue, se proyecta...

Raquel dijo...

Todavía no tuve tiempo de leer "Pata de Cabra” y espero hacerlo prontito.
Pero sí comencé con "La Espera" y no pude dejarlo hasta el final.
Pensé que como eran cuentos podría dedicarles mis “pedacitos” de tiempo libre... pero me enganché y dejé de lado otros compromisos y trabajos para devorarlo.
Me fascinó la capacidad de síntesis que tenés para expresar tanto con tan pocas palabras.
Pero, además, tan “literariamente”, utilizando la metáfora que, con su brevedad, dice un mundo de significados.
Pero con una fuerza y una potencia que me dejó deslumbrada.
¡Felicitaciones!
Te deseo mucho éxito.

RAQUEL dijo...

Esta mañana comencé la lectura de PATA DE CABRA, ¡atrapante!