BUSCAR

18 may. 2016

AYYY! de Angélica Gorosdicher


Sonó el timbre y ella fue a abrir la puerta.  Era su marido.
¡Ayyy! —gritó ella—¡pero si vos estás muerto!
Él sonrió, entró y cerró la puerta.  Se la llevó al dormitorio, mientras ella seguía gritando, la puso en la cama, le sacó la ropa e hicieron el amor.   Una vez.   Dos veces.  Tres.   Una semana entera, mañana, tarde y noche haciendo el amor divina,  maravillosa, estupendamente.
Sonó el timbre y ella fue a abrir la puerta.  Era la vecina.
Ayyyy! —gritó la vecina—, ¡pero si vos estás muerta! —y se desmayó.


Ella se dio cuenta de que hacía una semana que no se levantaba de la cama para nada, ni para comer ni para ir al baño.  Se dio vuelta y ahí estaba su marido, en la puerta del dormitorio:
¿Vamos yendo, querida?
 —dijo y sonreía.

No hay comentarios: