BUSCAR

4 jul. 2011

LA CARICIA, de Carmen Nani


La Caricia de Humberto Viñas
El vértigo del acantilado me sedujo. Me paré en el borde, apreté los puños con fuerza, hice un bollo con el maldito papel, y ciega de esperanzas, acaricié la cornisa con los dedos desnudos.
El arrojarme era una invitación difícil de rechazar. Cerré los ojos, imaginando la sensación del golpe de mi cuerpo contra el agua dura, impenetrable; marea de mármol que masticaba mis huesos, y los escupía en un túnel negro. Una mano macilenta hurgaba dentro de mis ojos. Cuando los abrí, el vértigo había desaparecido.
Debía enfrentarme a la realidad. Arrojé el bollo de papel al vacío, como si de alguna manera, pudiera arrojar también mi condena. Me alejé del acantilado todavía descalza, y caminé a paso lento, tratando de armar lo que ya no podía ser reparado.
Abrí la puerta y entré en la casa. Por un momento no pude ver. Después lo descubrí sentado en el sillón del living, la mirada expectante.
Me acerqué sin decir palabra. Parada frente a él, entre sus piernas, le acaricié la cabeza. Este gesto cotidiano despertó sin embargo, un deseo inusual. Tuve la necesidad de poseerlo con voracidad. Me apreté contra su cuerpo al tiempo que besaba sus ojos, su frente, su boca. Él, respondía en silencio pero con la misma intensidad. No tenía el valor de preguntar.
Me fue quitando la ropa, yo le arranqué la camisa: ya no había tiempo para desprender cada botón con calculada sensualidad. Quedamos desnudos, uno frente al otro, el deseo congelado.
Contempló mis pechos, los acarició con ternura. Cuando se atrevió a mirarme a los ojos, no hubo necesidad de de explicarle que quizás, ésa iba a ser la última caricia.


"La Caricia" ha sido publicado recientemente por el diario La Voz del Interior.

16 comentarios:

Natalia Spina dijo...

Qué capacidad de transmitir algo tan intenso en pocas palabras! Me congelé. Sentí un escalofrío. Las metáforas me llevaron y trajeron. Te felicito Cármen! Un beso, Natalia Spina

Palabras como nubes dijo...

Acongoja de principio a final. Es un deleite para mí que el texto que leo me provoque esta clase de emociones. Una historia vertiginosa aunque parezca que se desliza suave. Muy muy buena.

J&R

Piel de lechuza dijo...

Agradezco profundamente tu comentario, Natalia. Es un cuento muy duro que intenta impactar a través justamente de las emociones a las que apuntan las metáforas, tal como vos lo expresas. Espero nos sigas leyendo y otra vez muchas gracias! Cariños
Carmen

Piel de lechuza dijo...

¡Bellísimo comentario, gracias!
Me maravilla lo bien que han captado lo que quise transmitir: el dolor de una mujer que no tiene salida... o que por el momento no la encuentra. Espero nos sigan leyendo y nuevamente gracias. Un abrazo
Carmen

Elvira dijo...

Hola Querida amiga:
Recién hoy y con tiempo hago la devolucion de lo leido y percibido en LA CARICIA. Coincido con esa idea maravillosa de Trebucq cdo la antología y tu cuento cita a ciegas, EL INSTANTE, siempre el INSTANTE en tus cuentos que nunca es previsible, o mejor dicho es de los posibles que te vas imaginando al momento mismos de la lectura, pero finalmente hace un giro y te sorprende. Me gustaron todos los cuadros, fotos, escenas, que pude imaginarme al leer. tambien senti mucho amor y dolor.
Este es mi sentir y pensar amiga.
Elvira

Angelina dijo...

Excelente cuento!... Qué sobriedad, qué armónica esa Caricia. Me encantó.
Angelina

EUGENIA (UKE) dijo...

CARMEN: ME GUSTO MUCHO, ESTAN MUY BUENOS LOS DETALLES CON QUE DESCRIBIS TODO. EN POCAS PALABRAS LO DECIS TODO. REALMENTE TE FELICITO, SEGUI ADELANTE CON TUS CUENTOS. EXITOS.

titiceballos dijo...

Que se puede decir despues de este instante de emociòn que deja tu relato,una escena de pelìcula....una autora de lujo....un espejo en el que seguro uno lo ha estado..Gracias!

Piel de lechuza dijo...

AY, Titi querida, tu comentario es tan profundo que trasciende y recrea el propio cuento!Vos decís: "un espejo en el que seguro uno lo ha estado" conmovedora frase que me pellizcó el alma. Gracias de nuevo y seguí enriqueciendo nuestro Blog siempre!
Un beso
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Vos decís: " EL INSTANTE, siempre el INSTANTE en tus cuentos que nunca es previsible,o mejor dicho es de los posibles que te vas imaginando al momento mismos de la lectura, pero que finalmente hace un giro y te sorprende"
Querida Elvira, cuánta gratificación al saberme tan minuciosa y profundamente leída; porque tu lectura, tu comentario sólo puede partir de alguien que ha leído, re-leído y hasta masticado el cuento. Gracias amiga por una devolución que además no se centra sólo en este cuento si no que vas más allá abarcando todo lo que escribo. Qué puedo decir ante tanto reconocimiento más que gracias, sencillamente gracias! Un abrazo
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Es maravilloso cómo éste cuento impacta de tan diversas maneras. Me gustó mucho que hayas encontrado armonía en un relato donde justamente su pérdida produce mucho dolor.
Gracias por tu comentario Angelina.
Cariños
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Uke gracias por valorar los detalles, porque en un cuento breve esas pinceladas son imprescindibles. Gracias bonita por tu comentario. Un beso
Carmen

Elsa dijo...

Un cuento breve que dice mucho...las metaforas y las sensaciones hacen juego en la narracion de quien quiere lo dificil y a veces imposible....tu crecimiento en las letras me sorprende.....ADELANTE!!!!

María E. dijo...

querida amiga, el cuento es redondo, perfecto. Ese balance entre la fatalidad y el erotismo está muy bueno. Un beso

Piel de lechuza dijo...

Gracias Elsa por leernos siempre y regalarnos tus agudos comentarios. Sí, como bien decís este es un cuento breve que dice mucho...un beso y hasta pronto!
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Tu mirada sobre el cuento ilumina un aspecto muy importante: el erotismo y la fatalidad. Un comentario digno de la escritora que sos. Un beso
Carmen