BUSCAR

5 jun. 2011

LA AGONÍA DE NUESTRA CREATIVIDAD

Estamos siendo testigos ciegos de un cambio radical y trascendente en nuestra cultura. Vivimos, sin ser concientes, en un mundo donde ya no hay tiempo, donde la velocidad, la aceleración, lo absolutamente mediático son las nuevas varas con que medimos nuestra vida, el tiempo que ya no tenemos. Esto nos lleva a una concepción distinta de los medios de comunicación y de su aporte a la cultura, especialmente de aquellos encargados de informar.  Un mundo en el que la computadora y sus cada vez más sofisticados programas nos obligan a un replanteo fundamental de la educación. En este mundo dónde todo se resuelve  apretando un botón, ¿hemos perdido acaso la capacidad de crear?
Este planteo me lo hice no hace mucho, cuando buscaba canciones de los 50’s - 60’s para ambientar una escena de la novela que estoy escribiendo. Me sorprendí al comprobar que Paul Anka, había hecho popular  Put your Head on my Shoulders, así como  “My Way”, adaptación que después interpretaron Frank Sinatra y Julio Iglesias. Dejé de lado mi novela y me dediqué a investigar. Encontré que canciones que había inmortalizado Luis Miguel como Bésame, ya la habían interpretado en los 50’s el grupo Los Panchos, Nat King Cole, Frank Sinatra, y Elvis Presley. Lo mismo ocurrió con el El Reloj, interpretada mucho antes, que Luis Miguel la recuperara del cajón de los recuerdos, por Lucho Gatica, Los Pasteles Verdes y Los cinco Latinos.
Descubrí además,  que la canción emblemática de la película Ghost La sombra del amor, que fue un boom en los 90’s, entonces interpretada por los Righteous Brothers, ya se cantaba en los 50’s  y había causado ese mismo boom de la mano – mejor dicho de la voz- de los Plateros, de Tom Jones y del mismísimo Elvis. Finalmente, Los Cinco Latinos y Estela Raval alcanzaron fama mundial con su primer álbum, Abran las ventanas. Éste  éxito sin precedentes es el inicio de una larga lista de hits llegando a editar 22 álbumes con temas como Solamente tú- Only you- ¿Quién no ha entonado esta canción, mientras se dejaba mecer por los destellos del amor estrenado? Gracias a la interpretación de miles de enamorados, de infinidad de voces, Only you se convirtió en un verdadero clásico de todos los tiempos. Hay versiones logradísimas, como la de Paul Anka, pero sin duda la de Los Plateros es la que más ha conmovido a todos, en todos los tiempos. Ahora me pregunto y les pregunto: ¿por qué no se escriben  letras y músicas como aquellas, que personalicen nuestro mundo de hoy?
Me dediqué entonces a investigar sobre cine.
Acerté  con, películas como los Infiltrados y Cabo de Miedo. Ambas, son adaptaciones o remakes de películas anteriormente llevadas a la pantalla grande. En 1991, el maestro Martin Scorsese realizaría una remake del clásico de J. Lee Thompson El cabo del terror (1961) que protagonizara Gregory Peck y Robert Mitchum. En 2006 el mismo Scorsese realizó una espectacular remake de la película china Infernal Affairs (2002) de Andrew Lau y Alan Mak. En Los infiltrados, Scorsese trasladó la acción de China a Estados Unidos, aunque argumentalmente el filme es casi idéntico.
Seguí buscando y llegué a la conclusión de que existe por lo menos una remake en cada género. Si hablamos de ciencia ficción: en  1997 se estrenó Abre los ojos de Alejandro Amenábar, película que se re-edita en 2002, bajo el título de Vanilla Sky de Cameron Crowe. Si buscamos dentro de lo romántico, en 2010 se estrenó Castillos de hielo- El triunfo de la pasión- remake de la película homónima dirigida por el propio Donald Wrye en 1978.
Brothers- Hermanos- con Natalie Portman, se estrenó también en el 2010. Esta película dentro del genero dramático, es una remake del film danés de Susanne Bier, "Brothers (Brødre) (2004). Y en el género infantil la película de Tim Burton, Charlie and the Chocolate Factory estrenada en el 2005 es una remake del filme original que en 1971, Mel Stuart dirige como Willy Wonka and the Chocolate Factory. Se siguen haciendo buenas películas, no tanto como desearía ya que vengo padeciendo la ausencia de buen cine, al punto de sentirme como el sediento al que le ofrecen arena para calmar la sed.
No ocurre lo mismo en literatura ya que las re-ediciones son fieles al original del mismo autor. En cuanto a adaptaciones para teatro o cine, no se deja de mencionar al autor original de la obra. Tal es el caso de Drácula, de Bram Stoker, Y adaptada por Pepe Cibrián para su opera musical del mismo nombre. Sólo me vienen la memoria dos novelas, El Evangelio según Jesucristo, de José Saramago y El Evangelio según Van Hutten de Abelardo Castillo, ambas curiosas versiones sobre la vida de Nuestro Señor Jesucristo pero que distan mucho de ser veraces.  Y sin embargo, ¿no les ha pasado más de una vez, y cada vez con mayor frecuencia, que empiezan una novela y no la pueden terminar?
Después de este somero análisis de la producción del mundo del arte (música, cine y literatura) vuelvo a mi planteo inicial:
Vivimos, sin ser concientes, en un mundo que sucumbe ante la cultura de la digitalización, de la informática y de las redes sociales como facebook o twiter. En un mundo donde por primera vez no se puede formatear la información, debido a la velocidad y simultaneidad con que se suceden y conocen los hechos que ocurren al otro lado del planeta. En el que hasta en pintura, se pueden conseguir todos los matices en una paleta de colores a la velocidad de la luz, metáfora válida si la comparamos con la velocidad en que un pintor logra quizás, el naranja o el verde esperado. En un mundo en lo que todo se resuelve con tanta inmediatez, con tanta precisión y celeridad ¿hemos perdido acaso la capacidad de soñar, de creer y de crear?
Creo que no. Creo que no nos hemos despojado de la creatividad, todavía. Sin embargo, también creo que de no reaccionar, podemos quedar estériles de imaginación, de fantasía, de ilusión. Podemos pasar a ser tierra yerma, carente de lo que se necesita para componer una canción que se entone eternamente, para idear una película inolvidable, para escribir ese libro que seguramente vamos a recomendar.

6 comentarios:

gcferreyra dijo...

Me encantó tu artículo,coincido plenamente, estamos adormecidos, banalizados, consumimos sin cuestionar prácticamente nada de lo que nos venden, especialmente si es imagen. En fin menos mal que hay "otra voces" para hacernos pensar un poco. Felicitaciones!! Un cariño grande.Ah! te cuento que encontré un libro tuyo "La espera" estoy comenzando a leerlo.
Graciela Ferreyra

titiceballos dijo...

Càrmen un artìculo impecable,es increìble como todo està unido de manera tal que cada èxito se recrea en la voz de otro,en el cuerpo y ritmo de otro. Asì encontrè en George Orwell-1984- la creaciòn de Gran Hermano,y se lo regalè a mi sobrina para que lo disfrutara y dejara de ver la versiòn deprimente que se veìa acà en tv,que dista bastante con el propòsito con que està hecho....es probable amiga que hoy me enseñàs con tu observaciòn muchas coincidencias...y sumo una observaciòn de mi marido en el Sr de los anillos donde su fotografìa estaba basada en la obra de un dibujante inglès cuyo nombre no recuerdo-poco reconocido- pero que al regresar a casa buscò el libro y me quedè impactada....en base a eso estaba hecho la escenografìa de toda la pelìcula y nadie cita la fuente de ese artista del pincel cuya fantasìa fue aprovechadas por quienes usufructan como propias........que se le và a hacer...el hurto del arte....moneda corriente.Un abrazo y seguì dàndo lo mejor Titi

Piel de lechuza dijo...

Graciela, cuánto te agradezco un comentario tan profundo. Como vos decís estamos adormecidos y a veces es bueno salir de ese sopor. Me alegra que tengas "La espera". Espero que te guste. Una cosa más, tu cara me es muy familiar. ¿De dónde nos conocemos?
un beso
Carmen

Piel de lechuza dijo...

¡Qué buen aporte querida Titi! No sabía nada de los casos que mencionas en el comentario. Esto es lo bueno del blog: el intercambio de opiniones. Y hoy vos, has enriquecido mi artículo y embellecida el blog. Gracias amiga, fiel lectora. ¡Hasta la próxima!
Carmen

Anónimo dijo...

Hola Carmela! ,coincido en que la tecnología ha hecho que vivamos las noticias en tiempo real( los terremotos etc)... Ya no tenemos esa ansiosa espera por una carta: si está el mail que llega en segundos. Lo malo de la inmediatez de la noticia hace que no le demos la suficiente importancia a lo importante porque otra noticia ya la tapó. No hay tiempo para pensar, procesar, sacar conclusiones...Las nuevas tecnologías son buenos elementos mal usados. A quién le importa si un amigo de un amigo de un amigo se fue de viaje (lo sabemos por facebook)Pero si através de este medio difundimos la imagen de un pedófilo, la cosa cambia.Y la creatividad no va a morir: es la tabla de salvación que nos queda, es el recurso, la catarsis que nos salva de la locura. Un abrazo
María E.

Piel de lechuza dijo...

¡Guau! ¡Qué puedo decir ante semejante acotación!¡Qué precisión en los conceptos que expresás!¡Qué deliciosa elección de cada palabra!
¡Qué fortuna tener lectores que enriquezcan un artículo con comentarios tan completos!

Un abrazo
Carmen