BUSCAR

20 feb. 2011

CUENTOS DE VERANO

                                                             INFLUENCIAS
Por María Elena Garay


Se sienta en la cama, ha recorrido toda la casa, esto es absurdo piensa, se toma la cara entre las manos y permanece así por un rato. Se para bruscamente ¡ la cochera! eso le faltó. Es lo más importante, no busca el auto, no está como lo supuso, sino las herramientas. Los estantes de madera adosados a la pared son esqueletos vacíos. La pintura manchada con grasa y dos grampas solitarias le recuerdan que de ahí colgaban un serrucho y una pala. Ya no hay esperanzas, se dice con agobio.
Esa tarde entró a su casa como a las siete cargada de cuadernos y mapas, como todos los días, cansada igual, pensando que los alumnos están cada día más jodidos y que la geografía no les interesa un pito. Sobre la mesa, la fuente de cristal no había sido retirada, ya debería haber preparativos para cena, al menos siempre pone la mesa, la verdad es lo único que hace de las tareas de la casa y eso que tiene todo el tiempo libre, pero se pone a fabricar objetos inservibles, dele serruchar y clavar: un banquito, una escalera… A ella le pone los nervios de punta y qué escándalo si le dice algo; le contesta que se calle, si a ella le gusta tirar la plata en peluquería, ropa nueva, boludeces. En la cocina, ni una olla sobre la hornalla. Gritó ¡hola! y no obtuvo respuesta. Corrió al dormitorio con un nudo en el estómago, abrió el placard: cuatro perchas flacas como pájaros, oscilando por la corriente de aire. Abrió sus cajones: nada. Con los ojos inundados corrió al baño: lo primero que echó en falta fue la bata de toalla, bata rotosa que él tanto ama.
Abrió el botiquín: ni brochas, peine ni crema de afeitar. De nuevo al dormitorio, tal vez debajo de la cama, un par de zapatos, es tan desordenado, deja todo tirado...no. ¿Se fue realmente?, siempre amenaza con irse cuando discuten y últimamente han discutido bastante. Ella le recrimina porque no busca trabajo y él se pone como loco: ¿no entendés tarada que no hay laburo, que no hay ? Cómo se fueron transformando las palabras y los tonos de las voces. Era tan cariñoso, tan apasionado, se ríe recordando cuando se iban a un hotel alojamiento porque sí, si estaban solos en la casa, pero no, ese ya no existe, cómo pudo haber cambiado tanto
Se sienta nuevamente en la cama, la ausencia ya es un hecho irrefutable, qué hará sola, ni una nota, desgraciado. Llora un buen rato ¿cómo seguiré? Se seca la nariz con la manga y prende la radio; están pasando un tango “dedicado”: “no estás, te busco y ya no estás...”, infelices ni que supieran...cambia rápidamente el dial y lo deja en una canción de Sabina. Se acuesta y abre las piernas y los brazos como si fueran a descuartizarla, se levanta por un whisky. Toma el libro que está leyendo ( avanza poco porque a él le molesta la luz). Se ha calmado, ya no llora. Decide que mañana no va a levantarse temprano, total no escuchará su chancleteo hacia el baño, el ruido del agua del inodoro, el abrir de los cajones de la ropa y la puerta que se cierra cuando va a comprar el diario. Deja el libro y en la misma posición se queda mirando el techo. Y sí, por qué no, se dice, trae el diario del domingo y busca en la sección Turismo, después de todo, le tocan vacaciones y empalmando con las que le deben..., podría ser Bariloche, con este calor aquí. Mañana irá a la agencia, primero hablará con su amiga Ángela que siempre la está invitando, ahora le dirá que puede ser. Le vienen ecos de la voz de él: loca de la guerra...pero los deja pasar, tararea la canción de Sabina que se le ha pegado: “yo no quiero juntar para mañana, no me pidas llegar a fin de meees; yo no quiero comerme una manzana dos veces por semana sin ganas de comeeer, yo no quiero catorces de febrero, ni cumpleaños feliiiz”. Mierda, cómo me gusta ese gallego dice y apaga la luz..

6 comentarios:

Betty dijo...

LEI TU CUENTO. ME COSTO EL ARRANQUE, EL PRIMER PARRAFO LO LEI TRES VECES Y AL FIN PUDE SEGUIR... Y ME ENCANTO, ME ZAMBULLO EN ESA CASA CON ESA SRA. DESCONCERTADA O NO TANTO
PERO QUE NECESITA CORROBORAR QUE SE LE FUÈ EL MARIDO Y LO BUSCA..SABIENDO QUE YA NO ESTA. LINDO COMO CONECTASTE
ESE MOMENTO CON LA CANCION DE SABINA !!! ..Y MUY REAL COMO PIENSA EN SALIR DE ESE ESTADO DE ANIMO CONECTANDOSE CON UNA AMIGA ... MUY FEMENINO, SI, LAS MUJERES POR INSTINTO SABEMOS QUE LA VIDA CONTINUA ...Y QUE SI ELEJIMOS MAL...A LLORAR AL CAMPITO Y QUE NADIE NOS VEA ASI.
LO MEJOR PARA MI FUE QUE TRASMITES EL CLIMA DE ESE MOMENTO Y QUE ESTA MUY BIEN ESCRITO. LO DEMAS ES LO QUE ME SUGIRIO A MI, Y NADA MAS- UN GRAN ABRAZO

--------------------------------------------------------------------------------

Piel de lechuza dijo...

Muchas gracias Betty! Captaste lo escencial, el estado de ánimo de una mujer ya harta que decide ante lo inevitable optar por una salida no dramática, diría. Muchos cariños.
María Elena

Anónimo dijo...

Si mi marido se llevara las herramientas, sería una gran sorpesa: por primera vez en su vida levantaría un martillo o una tenaza!

bueno, muy bueno

Piel de lechuza dijo...

Probá desajustar los cueritos de las canillas, sacale el cable a una patita del enchufe de la tele o hacé que se le caiga el clavo de un cuadro en la cabeza. O aprende...o no hay caso: el plomero, el electricista etc. Tercera opción: manos a la obra amiguita.
Gracias por leernos.
María Elena

Carmen dijo...

Muy, muy bien escrito!!! Cómo siempre... pero ésta vez fuiste hasta el final. Pobre de la mujer cuando descubra que no se puede huir del dolor por más lejos que uno huya...¡
¡Vamos por más! Un beso
Car

Piel de lechuza dijo...

Gracias Carmela! Ponele que a esta mujer, el estar sin el plomazo de su marido y ante el viaje, le va bien. Es una fantasía ¿o una expresión de deseos? je , je. Pobre, que le vaya bien. Yo la mando de vacaciones porque YO TODAVIA NO SALI!!
Un abrazote