BUSCAR

5 sept. 2013

GOLAZO DE METEGOL

"Metegol", un folme de Campanella 
Cuando nos sentamos en la sala del cine con los anteojos para ver en 3D, me pregunté “¡¿Qué estoy haciendo, un sábado por la noche, con mi marido dispuestos a ver una película de animación?!” Pero cuando salimos, experimenté una sensación, que salvo por la elección del Papa Francisco, hacía mucho que no tenía: orgullo argentino. Sí, me sentí orgullosa. Campanella, una vez más, ”El secreto de sus ojos” será inolvidable, me había sorprendido con una película formidable: “Metegol”. Desde la puesta en escena, hasta los personajes; Desde la calidad de la producción hasta la historia narrada, todo me pareció increíble, real, y muy movilizador. La revista Criterio hace un comentario que quisiera compartir: 
Un detalle a tener en cuenta para una mayor valoración de la obra: Campanella nunca había hecho un dibujo animado. Supo rodearse de los mejores, aprendió, proveyó a que los mejores crearan escuela entre nosotros, formó un ejército de animadores, les inculcó su espíritu, hizo que todos se tomaran su tiempo, y el resultado es una joya original de alto nivel técnico y gran nivel de entretenimiento, la primera de semejante calidad que se hace en todo el mundo sin participación de los Estados Unidos 

Una joya… verdaderamente una película preciosa que cuenta la historia de Amadeo. Vive en un pueblo pequeño y anónimo. Trabaja en un bar, juega al metegol mejor que nadie y está enamorado de Laura, aunque ella no lo sabe. Su rutina sencilla se desmorona cuando Grosso, un joven del pueblo convertido en el mejor futbolista del mundo, vuelve dispuesto a vengarse de la única derrota que sufrió en su vida. Con el metegol, el bar y hasta su alma destruidas, Amadeo descubre algo mágico: los jugadores de su querido metegol hablan ¡y mucho! Juntos se embarcarán en un viaje lleno de aventuras para salvar a Laura y al pueblo, y en el camino convertirse en un verdadero equipo. Pero, ¿hay en el fútbol lugar para los milagros? Si no lo hubiera en el fútbol, la encontramos definitivamente, en Campanella y su equipo.

Nostalgia, también experimenté una profunda melancolía por aquellos días en los que la única diversión era jugar al metegol. Sin hacer molinetes, generalmente en parejas, nos pasábamos las horas creyéndonos los mejore jugadores, aún siendo chicas; un placer que ojalá a partir de ésta película, puedan disfrutar los chicos de hoy. 
Pero volviendo a los protagonista: Amadeo, y a su equipo de jugadores del metegol, me detengo para descubrir que ya existía Amadeo en las páginas de los cuentos escritos por Eduardo Sacheri, uno de los guionistas. Si bien el guión está basado en "Memorias de un wing derecho" de Roberto Fontanarrosa, Eduardo Sacheri, que trabajó con el director en el guion de “El secreto de sus ojos”, estuvo a cargo de la adaptación junto a Campanella, Gastón Gorali y Axel Kuschevatzky Sin embargo, Sacheri, ya había escrito varios relatos, cuyos protagonistas se fueron perfilando y personificando hasta cobrar vida en “Metegol”.