BUSCAR

28 sept. 2016

LADRILLOS DE LA BELLEZA, de Manuel Graña Etcheverry

Dentro de tu cabeza,
Que tiene pocos centímetros de diámetro,
Cabe un megaparsec,
O sea más de tres millones de años de luz,
Y algo más de doscientos mil siriómetros
(y no importa que me haya equivocado
En las cuentas.)
Tú puedes fraccionar esa distancia
En kilómetros, en metros y hasta en micromicrones.
Puedes reducir todas las cosas
A porciones minúsculas:
Los cuerpos a moléculas,
Y a átomos,
Y escandir más allá, hasta mínimas nadas.
También puedes fraccionar los volúmenes
Y expresarlos con números y exponentes.
Puedes desmenuzar
El ritmo de una melodía,
o de un verso,
y reducirlos a esas partes componentes
cuya sucesión te produce
aquella necesidad de retorno de que hablan los tratadistas.
Pero dime,

23 sept. 2016

DISYUNTIVA, de Juana Castro

La tentación se llama amor
o chocolate
Es mala la adicción
sin paliativos.
Si algún médico, demonio o alquimista
supiera de mi mal 
                             cosa sería
de andar toda la vida por curarme.
Pues tan solo una droga
                            con su cárcel
del olvido me salva de la otra
Y así, una vez más, es el conflicto
o me come el amor
o me muero esta noche de bombones.

Que lo disfruten,
Carmen

14 sept. 2016

AUTOPSICOGRAFÍA, de Fernando Pessoa

El poeta es un fingidor. 
Finge tan completamente 
que llega a fingir que es dolor 
el dolor que de veras siente.

Y los que leen lo que escribe, 
en el dolor leído sienten bien, 
no los dos que él tuvo
mas sólo el que ellos no tienen.

Y así en los raíles 
gira, entreteniendo la razón, 
ese tren de cuerda 
que se llama el corazón.

Que lo disfruten...Carmen 



7 sept. 2016

ALEJANDRA PIZARNIC ABRE SU CUADERNO DE APUNTES, de Jorge Boccanera

                               
                                                                                                     
                                                                                              A Jorge Arturo

El hombre que saca la cabeza del agua,
                     es un pez y se asfixia.
El pez que mete la cabeza en el agua,
                     es un hombre y se ahoga.

El poeta escribe en la línea del agua,
                     y se asfixia,

                     y se ahoga.